Nor del sud logo

 

 

A menudo en los vinos del Priorat echamos en falta frescura, ligereza, sutileza… Alfredo pensó en buscar estas cualidades en zonas más lejanas, en los Pirineos, incluso en el altiplano andino. Pero la respuesta a esta inquietud se encontraba más cerca de lo que creía. Se hallaba en los viñedos de altura, en los límites, en las crestas del Parque Natural de la Sierra del Montsant, donde las condiciones y los suelos son idóneos para experimentar nuevas formas de vinificación: el I+D como alternativa y complemento de los vinos canónicos.

En el norte, la delimitación entre las dos denominaciones (Priorat y Montsant; La Morera y Cornudella)) es una traza rectilínea sin lógica aparente. Ambos terroirs se confunden… La licorella – escasa en esa zona – ya no sirve como argumento para dibujar la frontera, tal y como sucede en el resto de la región geográfica.

Es el Nord del Sud, con altitudes de las viñas que llegan hasta los 800m. Donde llueve más del doble que en las zonas tradicionales y la temperatura llega a presentar diferenciales de más de 5ºC. Donde la vegetación tiene otro vigor y otros colores, donde los trabajos agrícolas se llevan a cabo un poco más tarde de lo habitual, donde la mineralidad de los vinos es distinta y proviene de viejos suelos fósiles.

La familia de los vinos SiurAlta – vinos de altura – y la serie Instabiles – vinos de origen cambiante – reúnen por el momento las conclusiones de esta búsqueda en la forma de pequeñas ediciones de entre 1000 y 3000 botellas en cada cuvée. Vinos capaces de evocar un carácter ancestral, al mismo tiempo que sintonizar con la gastronomía más vanguardista. Vinos desnudos.